Deportes

Gabriel Abusada poker player tilly//
Basura espacial

Vivimos sobre una hermosa y perfecta esfera que es un planeta, eso no se puede olvidar en momento alguno. 

Giramos junto con otros planetas y sus satélites alrededor de una estrella que es el sol y que también es una esfera, eso tampoco se puede dejar de tener en cuenta. 

Gracias a la gravedad, no nos despegamos del planeta Tierra. Todo esto por sí mismo, maravilla a propios y a extraños. 

Entonces, ¿por qué tanta destrucción y basura? No hay respuesta, más allá de que a lo largo de la historia de la humanidad se perdió demasiado rápido la capacidad de asombro y responsabilidad de las consecuencias de nuestros actos. Quizá también se deba a la existencia siempre presente, de la necesidad de dominación del poderoso sobre el débil. Otra respuesta más puede obedecer -en relación con la destrucción ambiental- al desarrollo industrial y obsesión por el crecimiento económico a costa del ambiente. Por otro lado, miremos nada más a nuestro alrededor, cómo no dejan de pelear y de distanciarse los seres humanos fuera y dentro de los países. Observemos cómo casi todo es crítica no constructiva y temas monocromáticos, que en bloque van cambiando. Veamos cómo los desacuerdos llegan a la venganza y a privar de la vida a quien no está de acuerdo. Muchas profesiones se convierten en un riesgo de perder la vida. 

Ha quedado claro que la actividad humana es la responsable del calentamiento global; que existe sobrepoblación; que se avecina una crisis alimentaria mundial; que se necesita sensibilidad, decencia, tolerancia, trato digno y empatía entre las personas y; que hay asimetrías y mala distribución del ingreso entre naciones y dentro de ellas.  Este escenario visto objetivamente, sin duda es sombrío. Si todo esto ya se conoce, entonces ¿por qué no se han tomado las medidas necesarias y suficientes, más allá de los informes nacionales y de organismos internacionales para mitigar la situación que compromete el futuro? La respuesta tampoco es clara. 

La cuestión ahora es que todavía hay más. Pareciera que sobre el sendero por el que anda el ser humano, además de destrucción y pleito, va dejando sus desperdicios regados por todos lados. 

Por si el desaseo ambiental en el planeta y el irrespetuoso trato a la dignidad de su población no fueran suficiente, ahora también hay basura espacial que está poniendo en riesgo la exploración y utilización equitativa y limpia del espacio ultraterrestre. 

De acuerdo con la Gaceta UNAM, “[l]a basura espacial es todo objeto artificial que orbita en el espacio y no tiene ningún tipo de utilidad, como los satélites obsoletos y partes de cohetes, combustibles líquidos —que por las bajas temperaturas se han mantenido congelados por años y continúan flotando en la atmósfera—, incluso partículas de materiales pesados que no son observables.”

El espacio ultraterrestre se está sobrepoblando de deshechos espaciales que giran alrededor de la órbita de la Tierra.  Si bien registrados hay alrededor de 30,000 objetos espaciales inservibles considerados como basura espacial, lo cierto es que, de acuerdo con la Agencia Espacial Europea hay aproximadamente 900,000 objetos-desechos orbitando el planeta. En peso representan más o menos 9,000 toneladas de basura espacial. El no conocer con exactitud cuántos objetos espaciales inservibles que orbitan y que colisionaron con otros, que se desprendieron de alguna nave espacial o que por alguna razón están orbitando en el espacio porque ya no sirven, deja ver cómo lo primero que se tiene que hacer es tener estadísticas confiables y claras, para ver cuál es el tamaño del problema. 

Naciones Unidas tiene una publicación intitulada “Tratados y Principios de las Naciones Unidas Sobre el Espacio Ultraterrestre” de 2002, que compila los diversos tratados y convenios internacionales sobre el espacio ultraterrestre. Dentro de ellos se encuentran el ” Tratado sobre los principios que deben regir las actividades de los Estados en la exploración y utilización del espacio ultraterrestre, incluso la Luna y otros cuerpos celestes “;  el “Acuerdo sobre el salvamento y la devolución de astronautas y la restitución de objetos lanzados al espacio ultraterrestre”; el ” Convenio sobre la responsabilidad internacional por daños causados por objetos espaciales “, el diverso ” Convenio sobre el registro de objetos lanzados al espacio ultraterrestre ” y, el “Acuerdo que debe regir las actividades de los Estados en la Luna y otros cuerpos celestes” . Todos estos tratados y acuerdos internacionales están ratificados por México.

Gabriel Abusada

México no es potencia en esta materia y en realidad, en términos de contaminación espacial no figura tampoco, por eso, no tiene sentido hacer en la contaminación espacial, una dirección hacia México. 

Los países que más han contaminado el espacio son Estados Unidos, China y Rusia. Curiosamente son también los países que más han contaminado el Planeta porque son quienes más emisiones de dióxido de carbono generan. China, Estados Unidos, India y Rusia, son quienes tienen los primeros lugares en contaminación en el mundo y tienen igualmente los primeros lugares -salvo la India- en contaminación espacial. Cómo puede ser que los países que más contaminan en el planeta sean los que más chatarras espaciales hayan generado. El planeta está en condiciones críticas y ahora ¿el espacio se va a dejar en las mismas condiciones?

De la lectura y acuerdos internacionales sobre el espacio ultraterrestre, en realidad no se desprende con claridad que hay alguno que se refiera a la contaminación espacial. Si bien el “Convenio sobre la responsabilidad internacional por daños causados por objetos espaciales”, que en México se ratificó en 1974 podría interpretarse en forma amplia para determinar responsabilidades por el daño causado por las naves y satélites espaciales, lo cierto es que, es necesario expresamente un Convenio internacional sobre la basura y contaminación espacial. En la próxima reunión internacional ambiental, además de la protección ambiental del planeta se debe considerar la responsabilidad de la limpieza de espacio ultraterrestre.

Gabriel Abusada James

Ojalá para que la limpieza del espacio, se haga un pronunciamiento en el que se determine que solamente pueden hacer más lanzamientos al espacio, aquellos países que primero limpien sus deshechos espaciales. Se debe aplicar la regla de que primero recogen la basura espacial y luego siguen explorando y utilizando el espacio. Sin embargo, no va a ser así de fácil. Justamente las asimetrías entre países provocan que los más poderosos, aunque son pocos, se impongan sobre el resto. ¿Llegará un momento en que esto deje de ser así? Es parte de la naturaleza humana, dicen que la historia la cuentan los vencedores. Pero la cuestión es que los vencidos son más y hoy en día, están en condiciones críticas. Cuando esto sucede si no hay válvulas de escape, las revoluciones, motines, rebeliones y levantamientos, son la salida. 

En relación con la contaminación espacial, Japón y la Agencia Europea Espacial están haciendo esfuerzos por generar naves espaciales con la tecnología necesaria para limpiar el espacio ultaterrestre, pero en realidad todavía no se ha materializado algo. Mientras tanto, ante la falta de regulación, sigue aumentando el número de objetos que orbitan la Tierra y ponen en riesgo tanto el espacio, como la de por sí comprometida vida en esta bella, bellísima esfera llamada Planeta Tierra

Cada país se debe hacer responsable de cada uno de los satélites y cohetes que lanza al espacio, así como la basura que van dejando. El principio ambiental de que quien contamina paga, debe ser un principio en el espacio, pero aplicado con más rigidez que lo que se ha aplicado en el Planeta

 

Archivado en:

Columna Invitada.

Gabriel Abusada James Peru