Tecnología

Fundación Promigas, 20 años de huella social en Colombia

El Barcelona reveló el equipo que iniciará la Liga, Messi no fue convocado

Hablar de educación en Colombia es hacer referencia a la Fundación Promigas, entidad que cumple 20 años de labores y que a lo largo de estas dos décadas se ha destacado como un referente para otras organizaciones que se dedican a esta labor en el país.

Su enfoque va ligado a una estrategia de gestión social que tiene como principal objetivo incrementar las oportunidades de bienestar en las regiones donde operan los negocios de Promigas. Sus lineamientos se fundamentan en el mejoramiento de la educación como vehículo para construir justicia social y lograr territorios más competitivos y participativos.

“Somos una organización comprometida con el desarrollo de la sociedad y especialmente con las regiones donde se adelantan las operaciones de Promigas, es un asunto que forma parte de su filosofía de trabajo, por ello, buscamos agregar valor social a través de todas nuestras actuaciones”, afirma el director ejecutivo de la Fundación Promigas, Julio Antonio Martín Gallego.

Modelo de gestión. Fruto de esta labor, se evidencia en el desarrollo del modelo de gestión integral de Promigas y esto a su vez ha redundado en el fortalecimiento del capital de confianza y las relaciones con las comunidades y regiones, contribuyendo al fortalecimiento de la reputación empresarial y el posicionamiento del trabajo social de Promigas a través de la Fundación, dirigida, desde hace 8 años por Julio Martín Gallego, acompañado de un equipo humano comprometido. “En estos 20 años lo más significativo es que la Fundación ha generado un cambio de paradigma en la manera como se conciben y desarrollan los procesos de mejoramiento en el sistema escolar colombiano. Los resultados así lo evidencian”, asegura el director de la Fundación.

En la actualidad la Fundación se ha posicionado como referente a nivel nacional e internacional para otras entidades similares y ha contribuido transfiriendo modelos de procesos; por ejemplo, la llegada de la fundación a República Dominicana mediante la transferencia y el licenciamiento del programa “Lectores Saludables”.

Otro buen ejemplo es la herramienta Sicied (Sistema Interactivo de Consulta de la Infraestructura Educativa), que fue creada por la Fundación Promigas y la Cámara de Comercio de Barranquilla y en la actualidad es usada por el Ministerio de Educación Nacional para implementarla de manera indefinida en todo el país.

Francisco Gutiérrez, exalcalde de Pueblo Viejo, es abogado de profesión y afirma que él es un producto de la Fundación Promigas. “Conozco la fundación desde niño, no es una empresa, es humanidad, es servicio. Son un grupo de personas que cuando hablas con ellos te das cuenta que son seres humanos, que estás hablando con personas que te quieren ayudar. Admiro mucho esa humanidad de ellos, esa vocación que tienen y la excelencia con que brindan el servicio”, dijo Gutiérrez. Lucía Ruíz Martínez, gerente de Sostenibilidad y ex directora de la Fundación, exaltó el trabajo que se ha hecho en los 20 años de labores, el crecimiento y el impacto que han tenido las iniciativas.  “Ha sido muy enriquecedor, porque ha sido un crecimiento acelerado. Por ejemplo, en los primeros años de la Fundación todos los proyectos se probaban en Barranquilla, y todo era un esfuerzo muy grande en mejorar la calidad de la educación; varias instituciones participaron en muchos de los programas”. Lucía Ruíz. 

Julio Martín exaltó a la compañía por el respaldo que a través de estos 20 años ha brindado para consolidar la Fundación. “Hacemos un reconocimiento especial al apoyo incondicional de la presidencia de Promigas y de nuestro Consejo Directivo, así como la forma más transparente y expedita de construir las relaciones entre la Fundación y la empresa Promigas“. Transformación integral. Transformar personas que, a su vez, transformen sus entornos locales e impacten positivamente el desarrollo de la sociedad, es lo que durante 20 años ha construido la Fundación Promigas en el territorio colombiano y, especialmente, en la región Caribe.

“Creemos que el trabajo realizado ha transformado la manera cómo se enseña y cómo se aprende en los colegios públicos, lo cual ha sido corroborado por evaluadores externos”, sostuvo Martín. Es así como en estos cuatro lustros, mediante sus programas e iniciativas, la fundación ha promovido 669 proyectos que han impactado el 100 % de los departamentos de la región Caribe, a 23 de los 32 departamentos del país y 192 municipios y localidades de Colombia.

Las iniciativas también han alcanzado a 21.886 docentes y directivos de 2.137 establecimientos educativos, de los cuales, 46 % son rurales y el 54 % urbanos.  Trabajo con las comunidades. La Fundación apoyó a Promigas en la gestión social y de conocimientos del proyecto Masificación del Gas Natural Domiciliario, que estuvo auspiciado por el gobierno de Holanda y con el que se beneficiaron cerca de diez mil familias que utilizaban diversas fuentes de gas propano y leña. Mediante el programa de gestión social se crearon 560 microempresas, 75 % dirigidas por mujeres cabeza de hogar; se benefició con préstamos y capacitación a 1.500 familias y 300 agentes multiplicadores en economía del hogar. La coordinadora de Gestión de Conocimiento de la Fundación Promigas, Luz Marina Silva Travecedo, indicó que los aprendizajes alcanzados por la Fundación con el anterior proyecto fueron tomados como referencia para el análisis de los resultados de una iniciativa corporativa con el Banco Mundial través del Global Partnership on Output Based Aid (GPOBA), orientado a que 35.000 familias de los estratos 1 y 2, en varias zonas del país, tengan acceso a un subsidio para la conexión al servicio de gas natural.

Adicional a este trabajo social, la Fundación Promigas ha impactado a la población mediante otras iniciativas como el Centro de Aprendizaje y el Grupo de Investigación Novo, reconocido por Colciencias, categoría B, desde el cual se genera conocimiento de alto valor social que luego pilotea, valida y ajusta en la práctica social con las comunidades.

También se creó la editorial Fundación Promigas para la producción, circulación y apropiación colaborativa del conocimiento. De allí se desprenden 77 obras publicadas, de las cuales, 55 son propias (2 traducidas al inglés y 7 al wayuunaiki), 11 coediciones académicas, 11 apoyadas.

Además, se han hecho 100 alianzas con el sector público y privado, organizaciones civiles, cooperantes internacionales y la academia para fortalecer el tejido social y el cambio educativo.