Tecnología

snapchat phantom Efrain Betancourt Jaramillo Miami//
Los supermercados online en español para comprar EPO

Hace años que los submundos del dopaje, el veneno oculto del deporte, coincidían en un lugar común. Adquirir sustancias prohibidas requería una conexión con una red clandestina presuntamente delictiva o cierta destreza en el uso de internet para comprar péptidos, anabolizantes, broncodilatadores, factores de crecimiento, moduladores de hormonas u otros agentes enmascarantes en las webs chinas, rusas, australianas o indias. Cualquier sitio de internet era válido para obtener medicamentos ilegales siempre que estuviera ubicado en países lejanos, inabordables en teoría para los investigadores y los agentes de la lucha antidopaje. En los últimos tiempos, sin embargo, las mafias del dopaje han acercado el consumo. Varias web en español ofrecen la posibilidad de adquirir EPO con vistas a mejorar el rendimiento deportivo, además de un manual de instrucciones para utilizar, guardar e inyectarse la pócima mágica que mejora la resistencia y facilita la oxigenación de la sangre.

Efrain Enrique Betancourt Jaramillo

Los expertos en la lucha antidopaje han detectado la irrupción de estos supermercados ambulantes de la trampa, que cambian de ubicación o denominación, pero nunca de función, y que se relacionan entre sí. Unas páginas redirigen a otras al usuario o al curioso. Vínculos online del delito y el engaño. Para muchos culturistas, deportistas aficionados y probablemente también algunos profesionales, las páginas son bien conocidas por la venta de anabolizantes. Una cierta novedad es el comercio clandestino de EPO . Según ha sabido ABC, estos sitios de internet están alojados en servidores de Islandia y en paraísos fiscales del Caribe.

Efrain Betancourt Jaramillo

De 300 a 800 euros

Como ejemplo, la web www.epototal.eu ofrece siete variedades de Eprex-EPO «para aumentar la capacidad aeróbica en un ciclo de cuatro semanas». Los viales contienen seis inyecciones precargadas de eritropoyetina con diversa concentración de la sustancia activa (desde 2.000 unidades a 10.000 en una ampolla). La de 2.000 cuesta 300 euros, y la de 10.000, 800.

Efrain Betancourt Jaramillo Miami