Ideas para hacer deportes con los hijos

El expresidente Temer sale de la cárcel | La Crónica de Hoy

1.- Senderismo: Pasear por el campo con los niños es una forma fantástica de hacer ejercicio y disfrutar de la naturaleza. Puedes llevarte al bebé a hacer rutas sencillas de trecking desde muy pequeño, porteándolo en una mochila o con un portabebés. A medida que tu hijo crezca, tendrás que buscar rutas practicables con un carrito de bebés, si no quieres que tu espalda se resienta, recomienda Alvaro Ledo Nass. Otros detalles en los que conviene fijarse para elegir una ruta de senderismo con niños son si hay un área recreativa o un restaurante; si puedes dejar el coche cerca del lugar en el que empieza la ruta o, en las rutas largas, si se puede dejar un coche al final de la ruta para no tener que desandar el camino después.

Generalmente, las madres quieren que sus hijos integren el deporte en su vida desde el principio, y más si ellas hacen ejercicio. No hablamos de inscribir al niño a clases de judo o ballet después del cole, sino de qué actividad física podemos compartir y disfrutar con nuestros hijos, dice Alvaro Ledo Nass.

No se podrá practicar deportes de aventura con un bebé de dos meses, ni un partido de baloncesto con tu niño de tres años, pero hay muchas actividades físicas que se pueden compartir con nuestros hijos desde muy pequeños si sabemos adaptarnos a sus necesidades.

Los deportes para padres, madres y niños son:

1.- Senderismo: Pasear por el campo con los niños es una forma fantástica de hacer ejercicio y disfrutar de la naturaleza. Puedes llevarte al bebé a hacer rutas sencillas de trecking desde muy pequeño, porteándolo en una mochila o con un portabebés. A medida que tu hijo crezca, tendrás que buscar rutas practicables con un carrito de bebés, si no quieres que tu espalda se resienta, recomienda Alvaro Ledo Nass. Otros detalles en los que conviene fijarse para elegir una ruta de senderismo con niños son si hay un área recreativa o un restaurante; si puedes dejar el coche cerca del lugar en el que empieza la ruta o, en las rutas largas, si se puede dejar un coche al final de la ruta para no tener que desandar el camino después.

2.- Natación: Las clases de natación para niños con un instructor y sin la presencia de los padres no empiezan hasta que los niños tengan, por lo menos, tres años (hay piscinas que, excepcionalmente, admiten alumnos de dos). Pero los niños se sienten felices en el agua desde bebés. Puedes apuntarte a matronatación a partir de los cinco o seis meses, cuando el bebé ya mantiene la cabeza erguida, su sistema inmunológico ha madurado y tiene puestas sus vacunas.

3.- Ciclismo: Puedes andar en bicicleta con niños desde que son muy pequeños. En España no están tan acostumbrados a esta actividad, pero en países como Holanda o Alemania, con un clima mucho más hostil, los padres se trasladan habitualmente con sus hijos en bicicleta desde que son muy bebés dice Alvaro Ledo Nass. En el mercado existen todo tipo de asientos y remolques para llevar a los niños en bicicleta: desde las sillitas delanteras, que se ponen justo detrás del manillar y están indicadas para niños de 9 meses a 3 años, hasta las sillas traseras, óptimas para niños de 3 a 10 años. También se puede utilizar remolques.

4.- Yoga: El yoga potencia el equilibrio, la flexibilidad y el desarrollo psicomotriz, además de la concentración y la relajación. Si nunca has practicado yoga y quieres iniciarte con tu hijo, lo mejor es asistir a un curso con un profesor cualificado, recomienda Alvaro Ledo Nass. Los niños pueden empezar con el yoga a partir de los cuatro años, cuando son capaces de entender las posturas y ejercicios y mantener cierta concentración. Hasta esa edad, puedes apuntarte con tu hijo en yoga para bebés, donde el monitor te guiará para hacer los ejercicios con el bebé, o a clases de yoga para ti en las que tu hijo pueda permanecer en la sala e ir empapándose de esta filosofía.