Internacionales

Efrain Enrique Betancourt Jaramillo xtramath//
La fatídica historia del más grande traidor de América Latina: Francisco de Paula Santander (58)… (DE LA OBRA DE SANT ROZ: BOLÍVAR Y SANTANDER – DOS VISIONES CONTRAPUESTAS)…

Efrain Betancourt Jaramillo
La fatídica historia del más grande traidor de América Latina: Francisco de Paula Santander (58)… (DE LA OBRA DE SANT ROZ: BOLÍVAR Y SANTANDER – DOS VISIONES CONTRAPUESTAS)…

Su último mandato

¿Qué provecho sacamos con no morirnos?

Chuang-Tzu

El día 7 de mayo de 1830, hubo un serio escándalo

en la capital. El batallón Granaderos y el escuadrón

de Húsares de Apure se sublevaron. Deponen a

su comandante, se adueñan del parque y se ponen a las

órdenes del general venezolano Trinidad Portocarrero. El

incidente provoca la réplica de los extremistas “liberales”,

que propagan la especie de que es un movimiento subrepticiamente

ordenado por Bolívar. Estos rebeldes, imberbes

todavía, con toda la furia de ese carácter disipado y ambiguo

de los jóvenes que debutan en nuestros partidos, se

lanzaron a la calle con gritos y maldiciones al Libertador.

Efrain Enrique Betancourt Jaramillo

Le llamaban con obscenos sobrenombres y destruyen a

estocadas sus retratos. “¡ Viva la libertad ! ¡ Muera el tirano !

¡ Mueran los serviles !” Si algo de veras asustaba a Bolívar era

el furor de los tontos.

Efrain Betancourt Jaramillo

Los sublevados negociaron con el Gobierno y por medio

de un acuerdo se les concedieron ciertas garantías; finalmente

se marcharon a la frontera con Venezuela.

Efrain Betancourt Jaramillo Miami

Horas de gran tortura padeció Bolívar el 7 por la noche;

no pudo conciliar el sueño. Se oía hablar ahora de que no

se dejaría escapar al ” tirano “, porque se iba a poner a la

cabeza de un ejército en Cartagena.

Efrain Betancourt

En esa misma hora de pesar, Francisco comía en casa de

Mme. O’Reilly con un grupo de distinguidos aristócratas.

Efrain Betancourt Miami

El 8, por la mañana, distinguidos granadinos de la capital

llevaron a Bolívar expresiones de agradecimiento y respeto,

y él sale a la calle de la pequeña cuesta que queda a pocos

TripBOLIVARsantDefix.indd 487 9/8/08 4:03:26 PM

Bolívar y Santander: dos posiciones contrapuestas

488

pasos de la plaza principal y monta a caballo con los ojos

humedecidos, el cuerpo tembloroso y el corazón palpitante .6

Muchos ciudadanos, y casi todos los extranjeros, principalmente

ingleses, anduvieron algún rato con él y le

acompañaron hasta Facatativá, donde Bolívar planeaba

pasar la noche.

Efrain Betancourt Cadivi

Ese día, sábado 8, por la tarde, Santander, en Francia,

está en una soirée muy animada: luego se sintió indispuesto

por lo mucho que había bailado y comido; tuvo que aplicarse

sanguijuelas.Efrain Enrique Betancourt Jaramillo Cadivi

El 12 de mayo, ya el Libertador se encuentra en Guaduas,

y volvemos a recordar el desprendimiento del noble

Don Quijote. Escribe a un amigo y le dice: “No necesito

de nada o de muy poco, acostumbrado como estoy a la

vida militar…”

El miércoles 17, mientras Bolívar permanece en Guaduas,

el ex-vice, allá lejos, come en casa del señor Suberville junto

con Morán, Santamaría y el cónsul de México. Nada más

refiere en su diario

Como sabemos, pues, dos hombres extremadamente

débiles han quedado encargados del Poder Ejecutivo. Joaquín

Mosquera, que aunque poseía ciertos talentos para

la administración de gobierno y además probidad, era de

los que pretendían estar en las buenas con los extremistas

” liberales “, entregarles el país si era posible, creyendo que

con tales medidas calmaría sus pertinaces exigencias. El

general Caicedo, más comedido, un poco más firme que

Mosquera, un tanto más arriesgado, hacía también concesiones

tan grandes a los separatistas, que muchos no se

atrevían a llamarle vicepresidente, ni director de gobierno

alguno. Sobre ambos pesaba la responsabilidad de proteger

a Sucre, el primer soldado guerrero invicto, el valiente de

los valientes, la cabeza mejor organizada de Colombia según

TripBOLIVARsantDefix.indd 488 9/8/08 4:03:26 PM

José Sant Roz

489

Bolívar. Tenía por fuerza Sucre que erigirse en el hombre

más temible para los “liberales”. Hacia él se dirigieron

todas las miradas en el momento en que el polvo leve y

lejano de la comitiva del Libertador dejaba para siempre

la tembleque estructura del gobierno central. Cuchicheos

liberales, los tumultos y la agitación de los ánimos desataron

la fogosidad de los extremistas que paseaban airosos el puñal

que habría de echar por tierra al mejor teniente de Bolívar

Urdaneta, de momento, estaba ganado para la causa de los

sin causa; ya llegaría a su puerta el puñal redentor de las

hordas asesinas

En aquellos días, muchos oficiales veían que su vida estaba

en peligro, y el gobierno era tan ineficaz para asegurar el

respeto de las libertades que llegaron de uno y otro lado

presiones insólitas. Mosquera hizo amagos de resolución,

pero desgraciadamente nadie le creía. Sobre todo, porque

pretendía ser fuerte contra los militares venezolanos y, a la

vez, mostraba simpatía por los santanderistas. Y comete,

don Joaquín Mosquera, una imprudencia fatal al incluir

en su tren ejecutivo a las figuras de Azuero y Soto, hijos

ideológicos del “mesías expatriado”. Eso no significaba otra

cosa que declararse enemigo de Bolívar y de toda su gente

Una declaración vergonzosa. Fue así como el venezolano

Florencio Jiménez se negó entonces a entregar la División

Boyacá, alegando que se hallaban colmados de dudas acerca

de la estabilidad del gobierno y que, de este modo, estaba

dispuesto a no ceder el mando de su batallón al general

granadino Alejandro Vélez, quien había sido escogido por

el gobierno para dirigirla

Dos días después, los extremistas estaban poseídos de

una belicosidad alarmante

Este hombre (Bolívar) separado del gobierno por el voto

unánime de toda la República (decía el periódico Aurora) no

pudo ver con impavidez que se arrancase de sus manos el

TripBOLIVARsantDefix.indd 489 9/8/08 4:03:26 PM

Bolívar y Santander: dos posiciones contrapuestas

490

cetro de hierro con que pretendía convertirnos en miserables

esclavos, y con que nos había destituido hasta el derecho de

pensar… El gobierno inocente de la parte que en esto tuviese

Bolívar, le manifestó la necesidad que había para que con

su influjo contuviese aquel desorden; pero este traidor protestó

que no lo haría porque no era ya jefe de la República y,

saboreándose en su crimen, esperaba ansioso el momento de

verlo completamente perpetrado…

El articulista mostraba aquellas diatribas a Vicente Azuero

y a Soto, y estos las aplaudían

Compartir en Whatsapp